Bucar en google  

   

Iniciar Sesión  

   

Listas de Correo  




¿Acepta HTML?

Joomla Extensions powered by Joobi
   

Quien está en Linea?  

Tenemos 34 visitantes y ningun miembro en Línea

   

Artículos mas Comentados  

   

Sindicación  

   
Martes, 22 Septiembre 2009 14:13

Todo lo que Necesitamos

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Me pregunto si alguna vez nos daremos cuenta que tenemos todo lo que necesitamos. Hay una canción del líder de alabanza Charlie Hall titulada: “Todo lo que Necesitamos”. Creo que las palabras que me llegan más profundamente y que se encuentran en el coro, son las siguientes:

“Y es que tenemos todo
lo que necesitamos en Ti,
todo lo que necesitamos eres Tú,
todo lo que necesitamos eres Tú.”

No hace mucho, tuve la oportunidad de examinar el texto bíblico en Exodo 16 donde los israelitas comenzaron a quejarse porque Moisés no les tenía suficientes alimentos. “–¡Cómo quisiéramos que el Señor nos hubiera quitado la vida en Egipto! –les decían los israelitas–. Allá nos sentábamos en torno a las ollas de carne y comíamos pan hasta saciarnos. ¡Ustedes han traído nuestra comunidad a este desierto para matarnos de hambre a todos!” (Exodo 16:3).

Lunes, 14 Septiembre 2009 13:19

Dulces Niños

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)


Estaba todo demasiado en calma. Y las madres conocemos ese sonido. El sonido del silencio, que probablemente significa que alguien está metido en problemas.

Caminé hasta encontrar a mis dos hijitos pequeños –de 3 y 1 año de edad–, sentados en medio del suelo de la cocina con una bolsa abierta de azúcar en polvo, un pequeño tazón en las manos de Jake y una cuchara en las de Quinn, cubiertos de polvo blanco desde la cabeza hasta la punta de los pies. Quinn, que todavía es demasiado pequeño para entender las cosas, me miró hacia arriba, con una gran mueca llena de polvo. Jake, por otro lado, parecía tímido y culpable.

Traté de parecer severa aunque, honestamente, era muy gracioso.

Y hermoso.

Mis niños jugando juntos (un fenómeno nuevo y reciente), cubiertos de dulzor. Zambullidos en una bolsa llena de gozo.

Lunes, 14 Septiembre 2009 13:12

La Casa de Freddy

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)


Han pasado muchos años y me duele recordar aquella casa. Me entristece hablar sobre la tensión y el clima  que reinaba allí.

Yo era muy niño, pero recuerdo a los padres de Freddy. Cuando comenzaban a beber, Pepe terminaba golpeando a María. En más de alguna ocasión fui testigo de aquellos rápidos y letales puños.

Freddy, que tenía doce años de edad en aquel entonces, sentía que nadie lo quería y pese a su corta edad se subía al entretecho donde su familia guardaba mercaderías y, tal vez en su afán de huir de aquella situación y para no escuchar las peleas de sus padres, Freddy se iba al rincón donde estaban almacenadas las botellas de vino y se ponía a beber.  A los 14 años ya era un bebedor habitual y a los 16, se fue de su casa. Lo sentí mucho… él era mi mejor amigo.

Siempre supe de él, pero a distancia. Se ponía agresivo y provocaba muchos problemas en los bares. Pudo estudiar Refrigeración Industrial casi milagrosamente y así se ganaba el sustento para su familia. Pero su único afán era beber. Bebía entre 3 a 4 litros de vino al día, toda esta grave situación repercutió en su matrimonio.

Domingo, 06 Septiembre 2009 04:10

Alguien Me Escogió

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)


Yo fuí una niña pequeña, escuálida y nada atlética, pero quería sentirme parte del grupo, así que hice lo único que sabía hacer. Me quedaba en el campo de juego y ayudaba a “formar los equipos”. Invariablemente, los “mejores” eran escogidos primero; identificando como mejores a aquellos que tenían fama en el campo de juego y gozaban de toda la aprobación de los demás.

Luego venían los reemplazantes –aquellos que no estaban ni muy arriba ni muy abajo en cuanto al desempeño. Después de ellos venían las chicas consideradas “las mejores”, ya sea debido a su abilidad atlética o a su asociación con alguno de los atletas sobresalientes. Finalmente, veníamos nosotros –aquellos a quienes se les permitía jugar “porque el profesor lo dijo”

Cuando la formación de equipos llegaba a nosotros, en realidad, ya no se escogía; se negociaba.

Domingo, 06 Septiembre 2009 04:06

Dirección Desconocida

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)


Un día en que la temperatura ambiental de Arizona estaba sobre los 100° F, utilizaba un cupón para lavar mi carro gratis. Luego de pasarlo por la sección de espuma y, después, por las cintas de agua a presión, mi vehículo fue trasladado hacia el área del secado.

Al mirar desde adentro, a unos cincuenta pies, dos docenas de filtros lanzaron su rocío sobre mi cabeza. Tres chorros de agua en cascadas se añadieron, haciendo de un día sofocante algo más soportable.

Mientras esperaba, mis ojos siguieron al agua burbujeante salir desde unas fuentes de concreto. Y, allí, en el fondo, cientos de monedas destellaban a la luz del sol. La crisis económica actual fue confirmada debido a que la mayor parte del dinero en efectivo era cobre. Había algunos níqueles y unas pocas monedas de diez centavos junto a los centavos rojizos en su tumba líquida. Pero la escacez de monedas de veinticinco centavos confirmó que estamos en una baja financiera. Aún así, cada una de esas ínfimas monedas representaban algo mucho más que su valor nominal.

Lunes, 31 Agosto 2009 16:11

Sus Intermediarios

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)


El año pasado tuve la magnífica oportunidad de ser parte de un viaje misionero a Santiago de Chile. Éramos un grupo integrado por cinco mujeres y cinco hombres. Entre esas 10 personas, solamente ocho realizamos el trabajo en el proyecto escogido, y tres de ellos hablábamos español. Era interesante que así fuera, porque nos íbamos a unir a un grupo de voluntarios chilenos que no hablaban inglés.

Recuerdo el primer día. Todos estábamos confundidos y nos comunicábamos mediante señas, expresiones faciales y también con la ayuda de tres de nosotros que éramos bilingues. Fue divertido y todo un desafío, pero logramos sobrevivir.  Tengo una pequeña idea de cómo se habrán dado las cosas cuando, en los días de Noé, los sobrevivientes del diluvio y sus descendientes trataron de hacer la Torre de Babel. A medida que el proyecto progresaba, yo era utilizado constantemente como intérprete. Poder hablar español también me ayudó a desarrollar una amistad con los trabajadores locales.

Lunes, 31 Agosto 2009 16:05

Todo Aquel

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)


Tal vez usted ha leído Juan 3:16 docenas de veces y hasta lo haya memorizado. Pero me gustaría que lo leyera de nuevo y escogiera su palabra favorita. Aquella que sea más significativa para usted: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.”

Hasta hace poco mi palabra predilecta de ese texto era “amó”. Pero entonces empecé a leer el libro de Max Lucado titulado: “3:16: La Cifra de la Esperanza”,1 y mis nuevas palabras favoritas llegaron a ser “todo aquel”. No sé cómo no pude ver el poder de esas dos palabras en el texto.

Jesús escogió estas palabras deliberadamente para diseñar el regalo de amor de Dios incluyendo el sacrificio de Jesús. Él no dijo que los perfectos no perecerán, sino que tendrán la vida eterna. Tampoco dijo que era un regalo para quienes se esforzarían lo suficiente como para obedecer todas sus leyes. Incluso no es ofrecido sólo a los que han sido creyentes toda la vida o que dan grandes cantidades de diezmos y ofrendas.

Lunes, 24 Agosto 2009 06:07

Una Llamada del Pasado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Fue un martes del mes de abril, cerca de las 9 de la noche cuando recibí una llamada telefónica de un número desconocido. Iba rumbo a casa después de jugar básquetbol en el gimnasio de nuestra iglesia. No sabiendo quién era, decidí no contestar esperando que quien fuera que estaba llamando, dejara un mensaje. Y así fue. Había un mensaje en el buzón de voz de mi teléfono cellular. Era de un viejo amigo. Amigo de los días del colegio. Hacía por lo menos 10 años que no sabía nada de él. Durante los últimos veinte años lo había visto sólo una vez y por menos de dos horas. Me llamaba para decirme que iba a estar en Orlando durante el verano.

En vez de contestar inmediatamente su llamada, mi mente retrocedió al pasado cuando compartíamos apartamento. Comencé a revivir algunos momentos graciosos y otros incidentes que no lo fueron tanto. Mientras aquel antiguo video pasaba por mi mente, me di cuenta que algunas de las cosas que hacía antes no las haría hoy. Entonces escuché vívidamente la frase que siempre me decían mis padres: “Dime con quién andas y te diré quién eres.”
Viernes, 21 Agosto 2009 07:13

Atreviéndose

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Localizar y subir el Vultee Arch cerca de Sedona, Arizona, no es una proeza pequeña.  Hay dos formas de hacerlo: una, esforzándose usted mismo y, la otra, obligando a su carro.

Serpenteando siete millas al norte desde la ciudad a través de la carretera 89-A hacia el área panorámica del Oak Creek Canyon, descubrirá el Sterling Pass Trailhead a su izquierda. Este árido sendero es hermoso, con partes escarpadas y complicadas, subiendo a más de 1.100 pies de altura y bajando hacia el Sterling Canyon –una aventura rutera de cinco millas.

Si usted escoge ir a los juegos de chocar carros, le espera una excursión de una milla por un camino aledaño a las Rocky Mountains, propulsando su carro hacia el arco en velocidades de entre 5 a 7 millas por hora. Una vez que llega al área del estacionamiento, le aguarda una simple excursión de tres millas. ¡Pero espere encontrarse con grandes osos pardos en el sendero!
Viernes, 21 Agosto 2009 06:50

Limpiando el Pozo de Agua

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Algunos de los familiares de mi madre viven en una finca. Recuerdo una vez cuando fuimos a visitarlos por unos días. Como niño pequeño, esa fue una tremenda experiencia para mí porque había niños y niñas de mi edad y mayores también. Yo iba con ellos a realizar sus labores diarias, a recoger los huevos, a ordeñar las vacas, a alimentar al ganado y a los pollos.

Ir en busca del agua era otra cosa. Ellos no podían abrir la llave y disfrutarla. Tenían que dejar caer un cubo en la profundidad de un pozo. Intenté girar la manivela para subir el cubo hacia mí. Un trabajo demasiado pesado para un niño pequeño.

Nunca olvidaré el día cuando limpiaron el pozo. Uno de los niños se metió dentro de un cubo y otro más grande lo bajó hasta el fondo. El niño se paró en una saliente probablemente a unos 50 ó 60 pies de profundidad. Enviaba hacia arriba cubos llenos de todo tipo de basura –ramitas, piedras, tierra, insectos, ranas muertas. No estuve muy sediento durante varios días después de ver eso.
   

Redes Sociales  

FacebookTwitterRSS Feed
   

Siguenos FaceBook  

   

Comadpp en Twitter  

   
   

Visitantes  

   
© comadpp.org