Bucar en google  

   

Iniciar Sesión  

   

Listas de Correo  




¿Acepta HTML?

Joomla Extensions powered by Joobi
   

Quien está en Linea?  

Tenemos 23 visitantes y ningun miembro en Línea

   

Artículos mas Comentados  

   

Sindicación  

   
Domingo, 03 Enero 2010 13:18

Lugar para el Adulto Mayor

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Recientemente tuvimos la visita de algunos de los miembros más ancianitos de la familia (sobre los 85 años de edad). No los habíamos visto durante años y Ia condición de su salud había cambiado. Yo había pintado los cuartos de visita y lavado la ropa de las camas. Con anticipación, reuní recetas y productos del estilo de vida de un diabético. De todos modos, pienso que no me había dado cuenta que sus destrezas habían cambiado desde la última vez que habían estado en nuestro hogar. La audición pobre, problemas de vista y de equilibrio, la falta de memoria y la escaza energía, son cosas que afectan nuestras actividades. Pronto me acordé que las personas mayores que había entre nosotros parecían valorar mucho la rutina familiar y alimenticia. Solamente el mantener las funciones rutinarias del cuerpo llega a ser muy importante. Cuando los sentidos, la memoria y la movilidad son afectados, uno debe esforzarse más en todo. Demasiada energía es consumida en cosas y actividades que los que son más jóvenes dan por sentado.

Ya sea durante las festividades, los cumpleaños o las vacaciones, con un poco de voluntad y oración podemos preparar los corazones y los hogares para esas visitas especiales de nuestros familiares de más edad.

Lunes, 28 Diciembre 2009 14:54

Perspectivas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

“Jehová, a ti he clamado; apresúrate a venir a mí; escucha mi voz cuando te invoque” (Salmo 141:1).

Cansada, coarté a mi cuerpo a salir de la cama con la esperanza de un día lleno de acción. Como madre de tres niños pequeños, mis días comienzan corriendo detrás de ellos y sientiéndome un tanto agobiada. De algún modo, me desenvuelvo durante la mañana entre el desayuno, los pañales, las lecciones y aquellas tareas hogareñas que nunca acaban. Antes de que me pudiera dar cuenta, era la hora de preparar el almuerzo. Mi energía se había acabado cuando se me acerca el más pequeño de mis adorables hijos, mirándome con sus ojitos… nuevamente tiene hambre. Como un piloto automático encendido, comienzo a preparar otra comida más para el día.

Nuestro refrigerador está situado al lado izquierdo de la cocina y cuando abro la puerta no puedo ver hacia el otro lado. Mientras me encontraba frente a la cocina, ocupada en los asuntos del almuerzo, advertí que la puerta del refrigerador estaba levemente entreabierta. No vi a nadie, de modo que me dirigí hacia el otro lado y allí estaba… el color había desaparecido de su rostro y me miraba fijamente con sus ojitos llenos de miedo. Mi hombrecito hambriento había decidido tomar el asunto con sus propias manos.

Sábado, 26 Diciembre 2009 20:54

Cristianos Acusadores

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Recientemente miraba un viejo libro del doctor Suess que me trajo muchos recuerdos. Si le gustan los libros de prosas infantiles, esta es la oportunidad de que, por lo menos una de ellas, lo conecte al mágico mundo de su niñez, lo que hace que estos libros sean tan queridos por los niños del mundo.

Una de mis historias favoritas es “Star-bellied Sneetches” (“Los Acusadores de los Vientres con Estrellas”), una comunidad de criaturas fantásticas que se sienten muy orgullosas por el hecho de tener sus vientres llenos de estrellas, mientras que a sus vecinos, los “Sans-Star” (“Los Sin Estrellas”), se les rehuía y maltrataba simplemente por no poseer el mismo atributo físico.

“Cuando los niños Vientres con Estrellas salían a jugar a la pelota,¿Podía jugar con ellos un niño de Los Sin Estrellas? En absoluto.Sólo podías jugar con los niños Vientres con Estrellas,Y Los Sin Estrellas no tenían ninguna.” 1

Tristemente, la verdad de esta historia es más cercana de lo que a menudo queremos admitir. Como seres humanos pecaminosos, podemos caer fácilmente en la trampa de ser irrespetuosos con la gente. Le damos valor a las profesiones de las personas, a sus posesiones materiales y rango social, sin pensar, ni un poquito, en las consecuencias devastadoras que puede tener el fomentar estos pensamientos.

Lunes, 21 Diciembre 2009 15:55

Carta para Santa

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Poco antes de Navidad, caminaba por los pasillos de la escuela donde estudia mi hija, mirando los dibujos y trabajos de arte de las diferentes clases, cuando llegué a una pizarra que exponía diferentes cartas dirigidas a Santa. Luego de los pedidos de los últimos vídeojuegos, de las muñecas Barbie y los juegos más fantásticos de Lego, se encontraba una carta que cautivó mi corazón. Decía así:

Querido Santa,

Te escribo para pedirte algo que no se puede comprar con dinero.
Todo lo que deseo es que mi hermano me ame y sea bueno conmigo. 

Sinceramente, Robin


Pensé: “¡Pobre niña! Si solamente su hermano supiera cuánto lo ama y desea su atención!” ¿Qué debería hacer su hermano si supiera que sus acciones hieren a su hermanita?

Miércoles, 16 Diciembre 2009 15:11

Hijos, Padres, Tiempo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Mis hijos me vuelven loca. No son niños malos, sólo… bueno… despiadados. No desean otra cosa que pasar conmigo haciendo lo posible por captar mi atención. Sin descanso. (Bueno, no es exactamente así, pero hay días en que me siento de esa forma). Con dos y cuatro años, a mis pequeños les encanta “ayudarme” en cualquier labor –menos en aquellas tareas que específicamente les pido que hagan. Me hacen más preguntas que un investigador de un caso difícil. Cuando por fin logro sentarme, gatean hasta subirse a mi regazo implorándome que hagamos una sección de lectura o tengamos algún juego interactivo. 

En ciertos días sólo me dan ganas de enviarlos a la guardería infantil o sentarlos frente al televisor por ocho horas. (No digo que las guarderías infantiles sea malas; comprendo que sea una opción necesaria para muchas familias.) Pero aún en aquellos días especialmente frustrantes para “mamá”, trato de recordar que la niñez es algo muy fugaz. Dios me otorga sólo unos preciosos años durante los cuales mis hijos sólo desean pasar conmigo. Antes de darme cuenta, una llamada de sus pares ahogará el deseo de salir con su mamá. En vez de repetir cada una de mis palabras e imitar mis acciones, me verán como una cosa antigüa que los pondrá en vergüenza. 

Viernes, 11 Diciembre 2009 15:56

Navidad Feliz

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Tal vez usted recuerde la siguiente historia de la vida real acerca de la Navidad que tuvo lugar hace un par de años. Una madre del estado de Washington descubrió entre las decoraciones navideñas de un centro comercial, el regalo de sus sueños, de casi seis pies de alto y envuelto en un uniforme de camuflaje.

Debbie (la madre) y su hermana Nancy habían ido anteriormente al mall, a decirle a Santa lo que deseaban para Navidad. ¿Qué deseaba Debbie? Deseaba que su hijo volviera de Iraq sano y salvo para pasar las fiestas en el hogar. Entonces, días después entre los adornos navideños de aquel centro comercial, encontraron a Bobby, ¡un Pfc* de 20 años de edad! “

¿Qué mejor regalo de Navidad podría obsequiarle que volver a casa y sorprenderla?” -declaró el joven. Cuando supo que estaría en su casa para las fiestas, le contó a su tía y a su padre que deseaba sorprender a su mamá a quien no veía hacía más de un año. ¿Puede imaginarse su alegría?

Relaciones personales en vez de Bienes Materiales

Domingo, 06 Diciembre 2009 16:47

El Grifo Goteador de Vida

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

¡Pin! ¡Pin! ¡Pin! Puedo entender por qué este sonido logra que las personas se sientan un poco nerviosas. Son las tres de la mañana y voy al baño para ver qué es lo que está causando ese ruido. El culpable es el grifo de la tina de baño, de modo que procuro apretar las llaves del agua caliente y fría. ¡Pin! ¡Pin!

El silencio de la casa amplifica cada gotita de agua que golpea sobre la porcelana. Doblo una toalla seca y la coloco bajo el grifo, pero sé que sólo aliviará temporalmente la situación. Tan pronto como la toalla esté empapada de agua, formará un charco, y mis oídos nuevamente serán atacados por este ridículo “ladrón del sueño.”

Me recosté y aguardé lo inevitable. ¡Pin! ¡Pin! Me prometí a mí mismo que por la mañana “arreglaría” esa tina ruidosa y no permitiría que me desvelara el resto de la noche.

Cuando me enfrento a una noche así, recuerdo que hay pequeños problemas espirituales en mi vida que necesitan cuidado. Inevitablemente, recuerdo los pequeños “goteos” espirituales, aparentemente sin importancia, que hacen que mi mente no tenga el descanso que necesita.

Lunes, 30 Noviembre 2009 13:46

¡Déjalo!

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Mi perro Teddy se distrae fácilmente con las basuritas, hojas, palos, insectos y bellotas que se encuentran en la acera o en su punto de enfoque. Y, si los ve, se los quiere comer. Por supuesto, sé que algunas golosinas serán una tentación para él, especialmente cuando anticipo su atracción desde mi lugar de altura. Así que cuando lo llevo a dar una caminata alrededor del vecindario, me es de gran ayuda una de las órdenes que él aprendió en su clase de obediencia. Dejé de utilizar la orden “¡déjalo!” Quiero que aprecie los lugares, los sonidos y los olores de nuestro hermoso mundo. Allí hay pájaros, ardillas, niños, mascotas, agua y flores para explorarlos juntos. Sin embargo, Teddy nunca verá el Gran Panorama que nuestra caminata podría llegar a ser, si su nariz está pegada al suelo, olfateando siempre la basura.

Domingo, 29 Noviembre 2009 13:08

Como un Cero

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El cero es un número inusual. No tiene valor por sí mismo. Vale cero. Nada. Una marca vacía. Ocupa un lugar solamente. Pero, a pesar de ello, tiene muchas funciones. A un lado de la escala decimal puede aumentar el valor de la cifra que le sigue. Un número uno (1) solo, es una entidad en sí mismo. Cuando un cero se instala al costado derecho del uno, el valor de ambos sube a 10.

Al otro lado de la escala decimal, el cero tiene un efecto totalmente contrario. El cero disminuye el valor de la cifra. El número decimal 9, solo, es casi un todo. Pero, cuando el cero es colocado al lado izquierdo del 9, pierde un tremendo valor. Lo que antes era 90 centavos (casi un dólar), ¡de repente pierde su valor y se convierte en 9 centavos (.09)!

Los sentimientos también pueden fluctuar en su valor. Sé que es así porque en mi vida ha sido un hecho. A veces, cuando la vida me ha oprimido, termino sintiéndome como un cero. Convertida en nada. Alguien que ocupa un lugar solamente.

Lunes, 23 Noviembre 2009 13:22

Comidas en Familia

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Recuerdo haber vuelto de la escuela y sentir aquel aroma delicioso proveniente de la cocina. Inmediatamente mi boca se hacía agua al imaginar lo que mi nariz había olido. Minutos después, luego que todos nos reuníamos alrededor de la mesa familiar, gozábamos de otros platillos preparados por las amorosas manos de mi madre. Mientras compartíamos la sopa y la ensalada, el arroz y las lentejas, discutíamos sobre las actividades del día. Recuerdo haber oído acerca de los ensayos de la banda de mi hermano, de la prueba de mecanografía de mi hermana y de las interminables historias y chistes de papá. Hoy, las investigaciones han demostrado que aquellas comidas familiares no fueron sólo nutritivas para nuestros cuerpos, sino que también hicieron un gran impacto en la vida de cada uno de nosotros.

En un artículo reciente de la revista Time 1, Nancy Gibbs informó de los beneficios de las comidas en familia. Lo que antes era una hermosa tradición, se ha transformado en algo raro, a lo más. Investigaciones recientes han indicado que el 55% de los jovencitos entre los 12 años de edad cena con sus padres cada noche, mientras que solamente el 26% de los adolescentes de 17 años de edad lo hace. El 37% de los jóvenes investigados declaró que el televisor está encendido durante todas las comidas, esta cifra se eleva al 45% de las familias que rara vez comen juntas. Las diferencias culturales parecen jugar una parte importante, ya que el 45% de los adolescentes hispanos declara cenar junto a sus padres casi todas las noches, mientras que el 40% de los adolescentes blancos comparte la mesa familiar con sus progenitores. Una interesante estadística es la que indica que las familias con padres con menor educación cenan juntas la mayoría de las veces.

   

Redes Sociales  

FacebookTwitterRSS Feed
   

Siguenos FaceBook  

   

Comadpp en Twitter  

   
   

Visitantes  

   
© comadpp.org