Bucar en google  

   

Iniciar Sesión  

   

Listas de Correo  




¿Acepta HTML?

Joomla Extensions powered by Joobi
   

Quien está en Linea?  

Tenemos 71 visitantes y ningun miembro en Línea

   

Artículos mas Comentados  

   

Sindicación  

   
Administrador

Administrador

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Martes, 06 Enero 2009 08:46

Revoluciones de Año Nuevo


Todos hemos oído acerca de las resoluciones de Año Nuevo, ¿no es verdad? De hecho, hemos escuchado y tratado de llevarlas a cabo tantas veces que hemos perdido el deseo de hacerlo una vez más. Pero no nos pongamos a reflexionar sobre la antigua idea de si mantendremos o no esas promesas realizadas en enero. En vez de ello, pensemos en hacer algunas revoluciones de Año Nuevo.

¿Qué es una revolución de Año Nuevo? No estoy segura. Todavía estoy pensando en ello. De lo que sí estoy segura es de que no comienza y termina con un cambio personal; por el contrario, comienza personalmente y crece en el interior. Y el lugar más grande para lograrlo es cuando hacemos de Dios el centro de nuestras vidas.
Martes, 06 Enero 2009 08:43

Efrentando el Temor


Las noticias en Wall Street en estos días no nos favorecen mucho. Dudo de que los inversionistas financieros puedan dormir bien como tampoco el ciudadano común y corriente. La incertidumbre y la confusión son nuestras compañeras.

Mientras reflexiono en el desolado panorama económico actual, recuerdo a Josué, en el Antiguo Testamento. Me gusta el libro de Josué porque es tan alentador. Vez tras vez Dios le dice a este joven: “Sé fuerte y valiente. . . no te dejaré ni te abandonaré” (Josué 1:5-6).

Josué tuvo suficientes razones para sentirse desalentado y atemorizado. Era el responsable de lidiar con las preocupaciones de aproximadamente un millón de personas que eran propensas a tener comportamientos compulsivos, tendientes a reaccionar y a quejarse. Como grupo, ¡no tenían el mejor historial! Pero Josué había sido comisionado para dirigir a esta masa indisciplinada de humanos hacia una tierra de gigantes y ciudades amuralladas para conquistarlas y tomar posesión de ellas.
Martes, 30 Diciembre 2008 05:38

Feliz Navidad Caótica


Cada Navidad escuchamos noticias que nos muestran cómo somos los humanos y cómo está nuestra Tierra. Por ejemplo, el diario San Francisco Chronicle relató la historia de dos hombres en San Rafael, California, que se sintieron ofendidos por los regalos que se hicieron entre sí. Palabras airadas escalaron en una pelea que implicó hasta macetas volando por el aire. Ambos hombres fueron a dar al hospital.

El Victoria Colonist cubrió la historia de una mujer que fue detenida por golpear a un hombre con su árbol navideño. El incidente ocurrió porque el hombre se quejó del peso de regalos que él estaba llevando en sus brazos comparado al del árbol navideño que ella llevaba.
Martes, 30 Diciembre 2008 05:27

Historia de una Tormenta


Hace algunos años, en nuestra iglesia tuvimos un pastor que era ingeniero en electricidad. Una tarde, mientras visitábamos su hogar, mi esposo lo ayudó a realizar algunos trabajos al aire libre. Después de un rato, una tormenta –típica de Iowa– empezó a amenazar. El viento comenzó a soplar y nubes negras cubrían el cielo. El pastor Don estaba cómodo con ello hasta que un relámpago parpadeó a lo lejos.

Siendo de Oregón, no estaba acostumbrado a los truenos ni a los relámpagos. De hecho, él y su familia se sintieron embelesados con la primera tormenta que experimentaron un día con las luces apagadas del hogar, de manera que pudieran ver todos los destellos como si fuera un 4 de julio cualquiera.

Nuestra familia –admitámoslo– se rió un poquito mientras los imaginábamos apiñados frente a su ventana contando los segundos que separan los destellos de luz del sonido del trueno. Eso había sido un deleite debido a que estaban dentro de la casa. Pero ahora, al estar afuera, no resultaba nada encantador.
Martes, 30 Diciembre 2008 05:23

Encendiendo una Luz


Durante cuatro veranos consecutivos, mi marido y yo hemos empacado carpa, alimentos, bronceadores, tapones para los oídos, y llevado a nuestra hija adolescente a un evento cristiano de cuatro días de duración. Detrás del escenario de aquel anfiteatro al aire libre, hay una hermosa vista panorámica del Columbia River Gorge, una de las creaciones vírgenes de Dios. Aprendimos que hay un área llamada mosh pit que es básicamente la zona de concreto que está frente al escenario. Pero es una zona respetuosa, donde los jóvenes saltan, aplaudiendo y alabando a Dios en los cantos más animados. Luego de la zona de concreto, está aquella cubierta de hierba, donde se sienta la mayoría de los adultos.

Lo que nos mantiene regresando a ese lugar cada año es lo que nuestra hija nos contó el primer año que asistimos. Luego de uno de los conciertos, se acercó corriendo a nosotros, diciendo:  “¡Mamá! ¿Qué te pareció?” Fui honesta al contestarle: “Bueno, querida, para mí fue un tanto roquero”. Con la mirada confundida, me contestó: “Pero, ¿es que no viste llorar a todos esos jóvenes? No había ni uno con los ojos secos, mamá… Todos se sientieron tocados por esos cantos…”
Lunes, 22 Diciembre 2008 19:29

Libro de Agradecimiento


Ella es otra viuda más haciendo llegar el dinero a final de mes y tratando de mantener unida a su familia. La vida ha sido dura desde que su marido falleció inesperadamente. Hay cuentas que pagar, enviar a un niño a la escuela, una camioneta que arreglar, un césped que cortar… y la lista continúa.

“No me siento con deseos de celebrar el Día de Acción de Gracias,” nos dijo. “No tengo ganas.” Tal vez usted sepa cómo se siente ella. Quizás ha perdido su trabajo o su casa debido al estado financiero del país. A lo major su familia está lejos y usted no puede imaginar celebrar estas fiestas sin ellos. Quizás en su mesa haya un asiento vacío porque alguien cercano falleció, está en el hospital o en un asilo.

Si usted busca razones por las cuales estar agradecido este Día de Acción de Gracias, la búsqueda no está más allá que en su propia Biblia:
Lunes, 22 Diciembre 2008 19:22

Lección en las Nubes


Soy una de aquellas personas a quien siempre le gusta estar haciendo algo. Esta actitud generalmente funciona bien en nuestra sociedad. Vivimos en una cultura de comida rápida, entregas en el mismo día, procesamientos en una hora y todo lo queremos obtener, ya mismo. Los compromisos, las demandas y el trabajo manejan nuestras vidas manteniéndonos en constante carrera. ¿Pero dónde nos lleva todo ese trabajo? ¿Dónde? ¿Estamos en el asiento conductor de nuestras vidas, o manejamos en forma distraída? Descubrí la respuesta al mirar el cielo. 

Estábamos experimentando un verano seco y caluroso. Por las tardes salía a regar las flores y los arbustos. Miraba el cielo esperando ver nubes.

Una tarde, el cielo estaba despejado excepto por dos nubecitas pequeñas y esponjosas que se divisaban a lo lejos aquel verano.  Las observaba a ratos para verificar qué dirección tomarían, pero parecían no moverse…
Lunes, 22 Diciembre 2008 19:16

Una Casa en la Arena


Mi esposa y yo explorábamos una de las playas de la hermosa costa Oeste de Florida. Nos habíamos alejado bastante del lugar donde nos estábamos quedando.  Al llegar a un área remota de densos árboles, nos asombramos al ver una hermosa y moderna casa en medio del bosque a tan corta distancia de la costa.

Había sido una casa hermosa. Cuando nos acercamos más, vimos que estaba abandonada. El techo se había caído hacia adentro. La casa estaba completamente inundada. La pérdida era total –obviamente–, como resultado de una tormenta acompañada de lluvias torrenciales.

Nos preguntábamos por qué alguien había gastado una fortuna en construir su casa tan cerca de las playas del Golfo de México. Estoy seguro que la vista era espectacular, sin mencionar el placer de dar unos pasos fuera de ella y estar en la playa. Pero cuando los vientos y las olas vinieron, todos los buenos momentos llegaron a su fin.
Lunes, 15 Diciembre 2008 07:33

Probándolo y Diezmando


Tengo que hacer una confesión: devolver los diezmos no siempre es fácil para mí. Escribo este artículo porque sospecho que por lo menos algunos de ustedes pueden sentirse de la misma forma. Comprendo que la Biblia diga que el diez por ciento de mis ingresos le pertenece a Dios. Desafortunadamente, no encuentro una cláusula que me excluya no devolver el diezmo o reducir el porcentaje durante períodos de inestabilidad económica. Eso significa que aunque mi cheque no sea proporcional al costo de la vida, el diez por ciento de él aún pertenece a Dios. Aunque mi trabajo sea inseguro, mis inversiones fluctúen desenfrenadamente o mi hipoteca esté en problemas, el diez por ciento de mis ingresos le pertenece a Dios.
Lunes, 15 Diciembre 2008 07:29

La Belleza de la Realidad


Esta mañana leía mi devocional, un libro que he estado utilizando durante los dos últimos años. Su maravilloso autor es Eugene Peterson, poeta y escritor y quien, además, tradujo la versión parafraseada de la Biblia, The Message. Hablaba de los más necesitados y la meditación se titulaba así, “Los Pobres”. Tal vez lo escribió a propósito, para ayudarnos a darnos cuenta de la simpleza de nuestro llamado. Pero al mencionarlo en su corto escrito que nos obliga a pensar, Peterson dice que nosotros, como humanos y seguidores de Cristo, ignoramos la realidad en que vivimos. Hacemos lo imposible por cubrir el dolor y el sufrimiento que rodea nuestras vidas. 
   
© comadpp.org